Diferencia entre arena de sílice y arena aglomerante

Estos tipos de arena son dos clases diferentes de arena para gatos. La arena para gatos es de vital importancia si uno tiene gatos en casa ya que les sirve a la hora de hacer sus necesidades. Esto se debe a la costumbre que tienen los gatos a la hora de eliminar sus desechos, ya que tienden a cavar un pozo que luego tapan.

Las arenas para gatos son necesarias para que puedan hacer sus necesidades dentro de casa. Por lo general, estas arenas cuentan con la textura idónea para que ellos puedan cavar el agujero donde depositan sus desechos. Sin embargo, en el mercado existen varios tipos de arenas para gatos, las más comunes son las de sílice y las aglomerantes.

Arena de sílice

La arena de sílice se conforma por pequeños cristales de silica, el cual es un material con una gran capacidad de absorción. Esta arena es de origen mineral y el material es biodegradable, además resulta amigable para los gatos. En este sentido, la arena de sílice se caracteriza por tener una textura suave, no genera polvo ni se adhiere a las patas del felino.

Estos son dos tipos de arenas para gatos que cuentan con diferentes características.

Además de su capacidad absorbente, este tipo de arena se caracteriza por neutralizar bastante los olores. Una bolsa de esta arena puede durar aproximadamente un mes dependiendo del tamaño o número de gatos que la usen. Pasado el mes debe retirarse y reemplazarse por una bolsa de arena nueva.

Arena aglomerante

Esta otra clase de arena se destaca por el efecto que tiene al entrar en contacto con la orina del gato. Así como lo indica su nombre, este tipo de arena va formando bolas, lo que resulta mucho más fácil de retirar a la hora de limpiar. Las arenas aglomerantes pueden estar compuestas de una variedad de materiales y algunas pueden generar algo de polvo.

Al igual que la arena de sílice, la aglomerante también es de origen mineral y por lo general se fabrica con bentonita. Algunas arenas aglomerantes del mercado pueden venir perfumadas lo que cumple una doble función: por un lado inhibe olores desagradables y por el otro cuida la higiene de la mascota.

Otras diferencias

Retomando los materiales de estas arenas vale mencionar que el sílice es el mismo gel de las bolsitas antihumedad. Por ello, esta arena se caracteriza por su amplia absorción, tanto de líquidos como de olores desagradables. También por este material no produce polvo, aunque no todos los gatos se acostumbran a este material por su textura.

Así, vale mencionar que las ventajas de este tipo de arena son: su absorción, que no produzca polvo, que retenga olores y que resulta rentable. Sin embargo, no es ampliamente aceptada por todos los gatos porque suele crujir cuando la escarban. En el caso de la arena aglomerante, se caracteriza por la forma en que se aglutina cuando se moja.

Debido a este efecto, la arena aglomerante resulta más fácil de limpiar, viene en granos de distintos tamaños y hasta puede venir aromatizada. También resulta durable hasta que deba ser reemplazada y puede levantar polvo que afecta la respiración de algunos gatos. Tiene una textura similar a la arena común, los grumos se pueden retirar fácilmente, es económica y no retiene olores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *