Diferencia entre bálsamo y acondicionador

Existen distintos productos para el cuidado del cabello que pueden generar confusiones y equivocaciones. Esto sucede porque resulta muy común pensar que se trata del mismo producto solo que se lo llama de otra manera. O bien la gente no conoce la diferencia entre uno y otro, sus usos y características, como ocurre con el bálsamo y el acondicionador.

Las principales diferencias entre estos productos se encuentran en sus ingredientes y la función que cumplen. Por ello resulta sumamente importante tener en cuenta las necesidades de nuestro cabello a la hora de optar por alguno de estos productos. Esto sirve para lograr el mejor resultado y obtener mayores beneficios para la salud del cabello.

¿Qués es el bálsamo y para qué sirve?

El bálsamo es un producto para el cuidado de cabellos rizados preferentemente. Este producto se caracteriza por contar con numerosas propiedades que ayudan a restaurar los rizos. Algunos de los efectos que promueve el uso del bálsamo son: Fortalecer, proteger y restaurar la estructura del cabello, así como también emparejar la superficie del cuero cabelludo.

Ambos son productos de cuidado capilar con diferentes beneficios y usos.

Además de todos estos beneficios, la función principal del bálsamo consiste en hidratar el cuero cabelludo. Se recomienda el uso de este producto para aquellos cabellos dañados (por el uso de tinturas y calor excesivo, por ejemplo) y en cabellos secos también. El bálsamo se caracteriza por tener una composición y textura grasosa, por eso se recomienda para esos tipos de cabellos.

El acondicionador y sus beneficios

Este producto es de uso común y se lo conoce también como crema de enjuague. El uso del acondicionador sirve para que el cabello sea más fácil de peinar, se seque más rápido y quede con una apariencia sedosa. Es por esto que se recomienda el uso de este producto para aquellas personas con cabello voluminoso, rebelde y con frizz.

Algo sumamente importante a tener en cuenta con respecto al uso del acondicionador es que no se debe aplicar sobre el cuero cabelludo. Este producto se aplica únicamente en el largo y puntas del cabello. Algunos expertos consideran al acondicionador un producto de uso superficial que no debería utilizarse con demasiada frecuencia.

Otras diferencias entre bálsamo y acondicionador

Antes mencionamos que estos productos cuentan con diferentes ingredientes y usos. Estos dos elementos se encuentran sumamente relacionados a las necesidades de nuestro cabello. Es importante tener en cuenta los ingredientes de estos productos y los efectos que producen que van desde hidratantes, nutricionales e incluso restauradores.

Ante cualquier duda es importante consultar con un especialista sobre qué producto nos conviene más según nuestro tipo de cabello. Entre los ingredientes más comunes que contienen estos productos se encuentran colágenos, extractos de origen vegetal y proteínas. También podemos encontrar queratina y otros químicos que pueden causar efectos adversos en nuestro cabello.

Así como el bálsamo nutre y restaura el cabello, cuenta con ingredientes naturales que favorecen la salud del cabello. En la mayoría de los casos los bálsamos incluyen aceites naturales, extractos de hierbas, minerales, proteínas y vitaminas. Hay distintos tipos de bálsamos que incluyen otros ingredientes y sirven para casos puntuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *