Diferencia entre burla y acoso

Desde hace tiempos se comenzó a visualizar cada vez más el tema del bullying o acoso entre los niños, principalmente. La razón por la que durante muchos años estas situaciones no despertaban mayor importancia era por considerarlas un juego, una interacción común entre los niños. Sin embargo, existe una pequeña diferencia entre las burlas o bromas y el acoso que pueden transformarse en bullying.

Burla

Al despertar ciertas confusiones es importante señalar la diferencia entre lo que se considera burla y lo que es acoso. Las burlas son una forma de interacción social que, dependiendo el carácter y tono de la misma puede ser amigable, neutral o negativa. Las bromas pueden hacerse de forma jovial y juguetona o bien pasar a ser hirientes y odiosas.

Por eso es importante considerar el tono de las burlas, marcar un límite en lo que le decimos a otras personas. Cuando una burla se extiende más allá de una broma pasajera en una situación específica y se vuelve algo sistemático o grave deja de ser divertido. En estos casos ya roza lo que se considera como acoso y puede perjudicar a la persona víctima de la misma.

La burla puede ser una forma de interacción amigable, pero cuando se vuelve ofensiva, frecuente y agresiva es acoso.

Acoso

El acoso es una situación donde las burlas o bromas que se le hacen a alguien empiezan a ser ofensivas y frecuentes. Por lo general las víctimas de acoso son las personas que tienen rasgos diferentes a los demás. En las escuelas resulta común que los niños acosados sean aquellos que tienen alguna discapacidad, tengan algún rasgo físico muy marcado, sus preferencias sexuales o su color de piel, por ejemplo.

Resulta frecuente que los abusadores, otros niños que solo presencian el acoso o incluso los maestros ignoren la gravedad de esta situación. Pero cuando se instaura un caso de acoso donde alguien molesta, humilla o lastima a otros esto puede tener graves consecuencias. Los abusadores suelen acosar a otros de forma verbal, empleando insultos, haciendo bromas o amenazando a los demás.

Básicamente la diferencia entre burla y acoso radica en el grado y frecuencia con que se efectúan. Mientras una puede ser una broma juguetona o hiriente según el tono de la misma, el acoso se caracteriza por una situación frecuente de abuso. Dentro del acoso se incluyen burlas hirientes que se efectúan regularmente para molestar y dañar al otro.

Otras diferencias entre burla y acoso

Las burlas pueden ser una forma de expresarse con humor sobre algo o alguien de manera verbal. En ocasiones resultan divertidas si los demás se ríen con ellas, pero cuando apuntan a alguien en particular de forma cruel e hiriente dejan de ser divertidas. Incluso cuando algunos las encuentres divertidas, si se ensañan y burlan de alguien ya resultan bromas pesadas.

Cuando las burlas se centran en una persona de manera sistemática para mostrar o conseguir algo terminan lastimando a esa persona. Y si esas burlas dañinas se vuelven algo cotidiano y diario se convierte en acoso o bullying. Además puede ocurrir que no solo se queden en burlas sino que empiece a escalar empleando otro tipo de ofensas. El acoso cuenta con un carácter agresivo, no busca ser juguetón sino que pretende lastimar al objetivo del acoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *