Diferencia entre cojín y almohada

A la hora de equipar nuestro hogar solemos tener en cuenta ciertos criterios sobre funcionalidad, comodidad e incluso diseño. Por ello, cuando compramos artículos para el hogar solemos tener en cuenta esos criterios sumado a lo que necesitamos y nuestro presupuesto. Sin embargo, algunos artículos pueden tener funciones semejantes o cumplir con todos estos criterios.

En estos casos, algunos artículos pueden dar lugar a confusiones lo que comparten funciones o guardan ciertas semejanzas entre sí. Un ejemplo de esto ocurre con los cojines y las almohadas, dos accesorios emparentados que se diferencian por sus usos. A pesar de ello, son artículos que brindan comodidad y, en algunos casos, un toque estético.

Características de los cojines

Tal como hemos señalado, la principal diferencia entre cojines y almohadas radica en el uso que se hace de ellos. De esta manera, los cojines son usados comúnmente como asientos o complementos en asientos. Así, podemos encontrar cojines en sillas y sillones o bien colocar cojines en el suelo para mayor comodidad.

El cojín y la almohada se diferencian principalmente por sus usos.

Por ello podemos decir que la función de los cojines consiste en volver más cómodas las superficies donde nos sentamos. Algunas sillas suelen ser duras o vienen sin tapizar, por lo que resulta muy útil agregarles un cojín la vuelva confortable. También pueden cumplir una función decorativa cuando agregamos cojines al sillón o sofá, por ejemplo, que también le dan un aspecto más acogedor.

Características de las almohadas

Las almohadas, en cambio, se usan en las camas como un soporte para nuestras cabezas al momento de dormir. La diferencia principal con los cojines suele consistir en su forma y tamaño, las almohadas tienen una forma rectangular. Además suelen ser más suaves y blandas que los cojines para darnos mayor comodidad al dormir.

Debido a su textura más blanda y maleable, las almohadas pueden deformarse por el uso frecuente. Tanto almohadas como cojines suelen estar rellenos de materiales similares donde se destacan: Lana, goma espuma, plumas, wata o planchas de algodón, entre otros. Estos rellenos se contienen dentro de la funda de tela que conforma la almohada.

Otras diferencias

Los cojines también pueden utilizarse en espacios abiertos como el jardín o incluso en el césped. En estos casos se repiten las mismas funciones, pueden suavizar el mobiliario de jardín o podemos emplearlos para sentarnos en el suelo. Otra característica de los cojines es que tienden a ser más duros y duraderos que las almohadas debido al uso que se les da.

Además de la diferencia en cuanto a su textura y maleabilidad, los cojines también vienen en formas variadas. A diferencia de las almohadas que siempre tienen la misma forma rectangular, los cojines pueden ser cuadrados, circulares, tubulares, etc. Recordemos que además de tener una función acogedora, los cojines también se emplean para decorar.

Considerando que los cojines se usan para decorar, algunos suelen venir con accesorios y distintos elementos embellecedores. Las almohadas, en cambio, son más simples y funcionales ya que las decoraciones pueden resultar molestas. En resumen, usamos las almohadas para apoyar nuestra cabeza a la hora de dormir, mientras que los cojines se usan en asientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *