Diferencia entre reciclar y reutilizar

A la hora de crear conciencia medioambiental es importante contemplar los principales mandamientos de la sostenibilidad. Se trata de tres mandamientos, también conocidos como las tres Rs, reducir, reutilizar y reciclar. La primera es sencilla y apunta a bajar el consumismo de productos contaminantes, sin embargo los otros dos suelen confundirse.

¿Qué es reciclar?

Lo que diferencia al reciclaje de la reutilización es que el material en cuestión atraviesa un proceso de transformación. Esto se hace para obtener una nueva materia prima a partir de esos materiales que se reciclan. Es lo que sucede con el papel, por ejemplo, para reciclar papel es necesario procesarlo y hacer nueva pasta a partir de la cual hacer nuevo papel.

Los residuos que puedan ser reciclados se tratan de la forma necesaria para obtener nuevo material con ellos. Entre las ventajas del reciclaje la más importante es probablemente la que sirve para ahorrar recursos. Por un lado se reducen los desechos contaminantes aprovechando aquellos materiales que pueden reutilizarse o reciclarse.

Estos son alternativas ecológicas de tratar residuos.

¿Y reutilizar?

Tal como sugiere la misma palabra, reutilizar consiste en darle un nuevo uso a un material o producto. La acción de reutilizar puede darse con el mismo objetivo original que tenía el producto o bien darle un nuevo uso. Lo más frecuente es que aquellos residuos inorgánicos se puedan convertir en objetos de uso común interviniendolos de alguna manera.

Las manualidades son la forma más común de reutilizar desechos reciclables como papel, cartón, plástico, latas, entre otros. Con un poco de ingenio y creatividad se puede intervenir estos materiales para convertirlos en objetos útiles o decorativos. Por ejemplo, una lata de leche en polvo puede reutilizarse para conservar otros alimentos o bien convertirse en una maceta.

Así podemos concluir que tanto la reutilización como el reciclaje son importantes opciones con un fuerte impacto medioambiental. El reciclaje conlleva un proceso de tratamiento especializado para obtener nuevo material utilizable. La reutilización es más fácil de aplicar en el hogar para reducir los residuos y de paso ayudamos a cuidar el medioambiente.

Otras diferencias entre reciclar y reutilizar

Siempre es importante tener en cuenta que ambas opciones son igual de importantes desde una perspectiva ecológica. En cierta forma las dos acciones cuentan con el mismo objetivo, reducir los residuos que desechamos y afectan al medioambiente. Las diferencias entre estas acciones terminan centrándose en el material en cuestión y las opciones posibles.

La mayor cantidad de residuos surge a partir de los alimentos que consumimos y es allí donde podemos distinguir los residuos orgánicos de los inorgánicos. Los residuos orgánicos son aquellos de origen natural que pueden descomponerse con el paso del tiempo. En el caso de los inorgánicos, son todos aquellos residuos artificiales que no se descomponen y a los que podemos aplicarles las tres Rs.

Entre estos residuos inorgánicos podemos decidir cuáles reducir, cuáles pueden reutilizarse y cuáles pueden ser enviados para reciclar. Así por ejemplo, si compramos un cartón de huevos existen diferentes opciones sostenibles para sus desechos: El cartón se puede reutilizar en alguna manualidad, se lo puede reciclar haciendo una pasta o bien se lo puede compostar.