Diferencia entre santo y sagrado

Los conceptos santo y sagrado son empleados generalmente para referirse a cosas religiosas asociadas a la divinidad. Sin embargo, dadas las posibles semejanzas entre estos conceptos pueden generar dudas y confusiones. A pesar de sus similitudes, estos términos no son sinónimos por lo que no deberían emplearse de forma indistinta.

Las diferencias entre estos conceptos pueden ser sutiles y resulta muy común no conocerlas. En primera instancia podemos señalar que lo que se califica como santo es más bien una idea, un concepto abstracto. Sin embargo, se suele calificar de sagrado objetos más concretos y específicos, cosas cargadas de simbolismos religiosos.

¿A qué se le llama santo?

Aquello que se suele calificar de santo se encuentra en un nivel de santidad. La santidad, en este sentido, se trata de un concepto relacionado con la virtud que posee una persona o una cosa. En el cristianismo se suele nombrar como santo a aquellas personas virtuosas que han hecho el bien en vida y son venerados tras su muerte.

El concepto de santo es una idea abstracta sobre santidad, lo sagrado suele señalar elementos y símbolos relacionados a una religión.

En la práctica religiosa, lo santo se acerca a la virtud, a la trascendencia, a alcanzar la divinidad. Pero en esencia se trata de un concepto abstracto, un estado de santidad que se alcanza por medio de la virtud. Por lo general las personas pueden convertirse en santas y muy pocas son consideradas sagradas debido a lo que representan en la religión.

¿Qué se considera sagrado?

El concepto de sagrado se emplea generalmente para describir aquellas cosas consideradas divinas. De esta manera, se diferencia a estos objetos de otros comunes y corrientes que no tienen ningún significado religioso. Todos los elementos y símbolos característicos de una religión son considerados sagrados y dignos de veneración.

Así podemos decir que los objetos más representativos de una religión son considerados sagrados. Los textos en que se basan las distintas religiones son sagradas, al igual que sus rituales y sus templos. Todo aquello que se considera sagrado en una religión lo es para los miembros y seguidores de la misma.

Otras diferencias

El carácter de santidad es algo que podría describirse como individual e intransferible, es un estado que alcanza alguien por mérito propio. Las personas que dedican su vida a hacer el bien o a las causas religiosas, a ayudar a los demás suelen considerarse santas. A los santos se les suele atribuir un vínculo directo con las divinidades y hasta se cree que son capaces de realizar milagros.

En cambio, las cosas que son sagradas tienen un carácter más bien compartido, es algo que todos podemos observar o experimentar. Podemos decir que las cosas sagradas resultan más accesibles y permiten la participación colectiva. Es algo que genera entusiasmo en los seguidores de las distintas religiones, algo que pueden venerar directamente.

La diferencia entre lo santo y lo sagrado podría resumirse en su carácter ideológico y material, respectivamente. Lo santo puede ser conocido y hasta lo podemos llegar a observar, pero es más difícil de experimentar. En cambio, lo sagrado es una representación concreta de las ideas y simbolismos de una religión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *