Diferencia entre absolutismo y totalitarismo

El absolutismo y el totalitarismo son dos formas de gobierno basadas en una figura central de autoridad. Quizás por esa razón y porque comparten otros rasgos en común resulta muy frecuente creer que se trata del mismo concepto. Sin embargo, la definición de estos conceptos políticos es diferente e implican dos formas de gobierno distintas.

Antes de definir cada uno de ellos por separado cabe mencionar las características comunes de ambos. Tanto el absolutismo como el totalitarismo se caracterizan por reducir al mínimo la oposición política. En estas formas de gobierno resulta frecuente que la práctica política esté plagada de corrupción y nepotismo. También cuentan con un amplio poder militar que suele facilitar sus actividades y decisiones políticas.

Absolutismo

El absolutismo es la forma de gobierno característica de las monarquías europeas del Antiguo Régimen. Esta forma de gobierno engloba toda la vida pública en su totalidad y se basa en ideas absolutistas. Esto quiere decir que el poder en el absolutismo deriva de una razón de fuerza mayor, en las monarquías el poder lo heredan los miembros de la familia real.

El absolutismo y el totalitarismo son dos formas de gobierno con una figura central de autoridad.

Para el absolutismo, el rey obtenía su cargo de un poder divino, por esa razón su autoridad era absoluta e incuestionable. Esta forma de gobierno no cuenta con división de poderes ya que todos los poderes políticos se centran en la figura del monarca. En ocasiones se le asignaban ciertas tareas políticas a miembros de la nobleza que formaban la corte del rey.

Totalitarismo

El totalitarismo es la forma de gobierno generalmente asociada a las dictaduras o gobiernos unipartidarios. Los totalitarismos centran todos los poderes estatales en un único partido político que cuenta con un líder dirigente. El partido a cargo en un gobierno totalitario suele contar con cierta estructura jerárquica con el líder a la cabeza.

Los gobiernos totalitarios tienen una fuerte carga ideológica basada en la propaganda estatal. Esto les sirve para adoctrinar al pueblo y someterlo al poder del gobierno. Si la ideología es insuficiente, cuentan con otros mecanismos de control o bien recurren a la represión de aquellos que se oponen al gobierno.

Otras diferencias entre el absolutismo y el totalitarismo

El concepto de absolutismo considera que el rey no cuenta con ninguna obligación a la hora de gobernar. En cambio, se creía que las relaciones que mantenía el monarca dentro del reino se efectúan en base a derechos. El absolutismo gobernó durante muchos siglos en Europa con una fuerte carga religiosa ya que la monarquía contaba con la venia de la Iglesia.

Los gobiernos totalitarios más renombrados de la historia son el alemán de Hitler y soviético de Stalin. Estos gobiernos totalitarios contaban con todas las características antes mencionadas (partido político único con una jerarquía estructurada, un líder implacable y una fuerte maquinaria ideológica que lo sustentaba).

La carga ideológica de los totalitarismos surgía como una respuesta radical, en cierta forma, ante crisis económicas y sociales. Estas formas de gobierno se sustentaban en un populismo engañoso que desarrollaron movimientos radicales. Se aprovechaban del malestar del pueblo para fomentar la agenda política y llegar al poder.