Diferencia entre abuso y dependencia

Los conceptos de abuso y dependencia cuentan con significados negativos que pueden emplearse de distintas maneras. Los usos más comunes de estos términos se dan referidos a relaciones tóxicas o bien ante el consumo de sustancias adictivas. Es en este último ejemplo donde se suele confundir normalmente el abuso y la dependencia de dichas sustancias.

¿A qué se refiere el abuso?

Existe abuso de sustancias cuando el consumidor empieza a experimentar consecuencias negativas para sí mismo y quienes lo rodean. El abuso puede darse tanto por la cantidad que se consume, la frecuencia con que lo hace o ya bien por el estado del consumidor. Esto último se refiere tanto a su estado físico, psíquico y social como adicto a esa sustancia.

No hay un límite demarcado sobre lo que se considera abuso o no de ciertas sustancias adictivas. Sin embargo, cada caso y situación es diferente y empieza a considerarse como abuso cuando ocasiona efectos negativos en la salud o la vida del consumidor. Así, por ejemplo, fumar cigarrillos no se considera abuso, pero hacerlo en cantidad puede provocar dificultades para respirar y hasta cáncer a la larga.

El abuso y la dependencia son diferentes relaciones en el consumo de sustancias.

¿Qué se considera dependencia?

La dependencia es considerada la recta final y más problemática del consumo de sustancias adictivas. Esto se debe a que la dependencia es la conducta donde se prioriza el consumo adictivo a otras cosas quizás más importantes y necesarias. La dependencia ocurre, generalmente, con el consumo de drogas y otras sustancias psicoactivas que se vuelven una necesidad básica para esa persona.

En la mayoría de los casos, llegar a la dependencia de estas sustancias ocurre de forma ascendente. Esto quiere decir que alguien no se vuelve dependiente a una sustancia la primera vez que la consume, sino que se forma por la costumbre. Por ejemplo, las personas que no pueden dormir suelen tomar algún medicamento que los ayude, luego de un tiempo necesitarán tomar ese medicamento sino no pueden dormirse.

Ambos conceptos se encuentran relacionados en cuanto a la relación que crea la persona con el consumo de estas sustancias. La diferencia radica en que, aunque ambas tienen efectos negativos, una puede ser ocasional y la otra se vuelve una necesidad más. Por ejemplo, un alcohólico abusa de las bebidas alcohólicas con regularidad, mientras que un adicto necesita consumir su droga continuamente para satisfacer su dependencia.

Otras diferencias entre abuso y dependencia

Tal como hemos mencionado, decidir cuando se trata de abuso de una sustancia depende de cada caso en particular. Para ello hay que considerar todos los elementos relacionados a cada sustancias, el contexto en el que se produce el consumo y las pautas del mismo. Una vez analizadas todas esas cuestiones podemos definir si ese consumo se trata de un abuso o solamente del uso de dicha sustancia.

La dependencia de sustancias se caracteriza por volverse la parte central en la vida del adicto. Es decir, cuando una persona se vuelve dependiente a alguna droga está constantemente pensando en obtenerla, consumirla o bien en la próxima vez que la va a consumir. Otra cosa que caracteriza la dependencia a alguna droga es que no pueden cortar su consumo porque experimentan síntomas de abstinencia bastante desagradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *