Diferencia entre actitud y aptitud

Resulta muy frecuente confundir algunas palabras que son iguales salvo alguna letra. En esos casos suele ocurrir que desconocemos la diferencia entre una y otra y las terminamos empleando de forma indistinta. Es lo que puede ocurrir con las palabras actitud y aptitud, por ejemplo, que son la misma palabra y solo se diferencian por una letra.

Aunque la letra que las diferencia sea el primer indicador para identificarlas es importante saber qué significa cada una de ellas. De esta manera, la actitud describe el comportamiento de alguien ante ciertas situaciones. Mientras que la aptitud hace referencia a la capacidad que tiene alguien para realizar una actividad o tarea.

Actitud

La actitud es algo característico en la personalidad de las personas, es una cualidad que describe su forma de ser y actuar. Existen distintos tipos de actitudes, pero por lo general señalan la forma en que alguien se enfrenta a las distintas situaciones de la vida. En ciertos lugares se aprecia más la actitud que la aptitud, en el ambiente laboral, por ejemplo.

La actitud es una cualidad natural de las personas y la aptitud es una capacidad aprendida.

La razón por la que la actitud es más valiosa en un ambiente laboral es porque significa que la persona está motivada para el trabajo. En este sentido, una actitud positiva quiere decir que tiene motivación para aprender y esforzarse al máximo. Incluso prima ante las aptitudes que le faltan porque trabajará más duro para tener éxito en todo lo que se proponga.

Aptitud

Cuando hablamos de aptitud nos referimos a la capacidad, destreza, habilidad o talento que tenemos para hacer algo. Se trata de una cualidad muy considerada en cuanto al ámbito laboral y organizacional. En este sentido, la aptitud que tiene un candidato para cierta tarea es bien apreciada a la hora de contratar a alguien.

Además de lo antes mencionado, la aptitud también se toma como el conjunto de condiciones que alguien debe cumplir para una función determinada. En este sentido podemos decir que un matemático debería tener aptitud para los números y los cálculos, por ejemplo.

Otras diferencias entre actitud y aptitud

Tal como hemos señalado anteriormente, la diferencia entre actitud y aptitud radica en que, la primera tiene que ver con el temperamento o reacción que tenemos ante situaciones determinadas. Mientras que la aptitud describe nuestra capacidad o talento para realizar una actividad.

Además del significado de ambos, podemos mencionar que se diferencian por el origen que tienen. En este sentido podría decirse que la actitud es una cualidad natural, característica de la persona, mientras que la aptitud es una cualidad adquirida, algo que se aprende. Existen diferentes tipos de actitudes entre los que se destacan la actitud positiva y negativa, proactiva o pasiva, agresiva, emocional, racional, entre otros.

También existen diferentes tipos de aptitudes que, relacionados a habilidades determinadas pueden ser: Artística, numérica, social, mecánica, verbal, entre otros. Volviendo al ejemplo del ámbito laboral podemos decir que se valora una actitud proactiva y positiva mientras que las aptitudes se relacionan con el puesto a cumplir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *