Diferencia entre afonía y disfonía

La afonía y la disfonía son dos trastornos diferentes de la voz, el primero es la falta de voz y el otro afecta la fonación. O dicho de otra forma, la afonía es la pérdida de la voz mientras que la disfonía es lo que conocemos como ronquera. Estos trastornos de la voz pueden tener diferentes causas bien de tipo orgánico o funcional.

Afonía

Tal como señalamos en la introducción, la afonía se refiere a la falta o pérdida de la voz. Este trastorno vocal se presenta con los siguientes síntomas: La principal característica de la afonía se da por la incapacidad para hablar. De igual manera también puede presentarse con dolor, molestia y hasta ronquera en la garganta.

Otros síntomas que pueden presentarse en casos de afonía son la dificultad para tragar cualquier cosa, ya sea alimentos o bebidas. También pueden presentarse ciertos espasmos en las cuerdas vocales. Perder la voz es levemente más grave que la ronquera, pero con seguir las recomendaciones del especialista y descansar la garganta bastaría para mejorar.

La afonía es la pérdida de la voz y la disfonía es molestia en la garganta o para hablar.

Disfonía

En el caso de la disfonía, se caracteriza por afectar nuestra voz normalmente con un poco de ronquera. Además puede presentar leves dolores en la garganta, molestias al tragar, tos y hasta hacernos carraspear para que la voz suene clara. En ciertos casos, la disfonía puede ocasionarnos cierta sensación de falta de aire cuando queremos hablar.

La disfonía es un trastorno bastante común de la voz, mejor conocido como ronquera. Algunos consejos para evitar quedarnos disfónicos es disminuir o evitar el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco. Es muy común que los fumadores sufran de disfonía con frecuencia como consecuencia de aspirar tabaco y otros químicos añadidos.

En resumen podemos mencionar que la diferencia entre estos trastornos de la voz radican en que: La afonía describe la pérdida total de la voz, no podemos hablar, mientras que la disfonía es más bien una alteración de la voz. Son trastornos comunes y benignos de la voz, sin embargo en caso de extenderse habría que consultar un especialista.

Tratamientos de la afonía y disfonía

Algunas recomendaciones para tratar estos trastornos vocales incluyen: Evitar fumar por un tiempo o en general, también ayuda mucho descansar la voz por un tiempo o unos días. Al no forzar las cuerdas vocales constantemente estas pueden recuperarse con mayor rapidez. También es importante mantener hidratada la garganta, en lo posible tomar agua a temperatura ambiente.

En algunos casos sirve tomar analgésicos cuando son recetados por el médico que nos diagnosticó el problema. También resulta beneficioso el uso de vapor frío con humidificadores para descongestionar la garganta.

Algunos consejos para prevenir estos trastornos vocales son: Ya lo dijimos antes, pero evitar el consumo de bebidas alcohólicas y fumar son fundamentales en estos casos. También es importante no forzar la voz con susurros o gritos y cuidar la voz si la empleamos mucho por cuestiones laborales. Evitar exponernos al aire seco de los calefactores y a los gases tóxicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *