Diferencia entre anorexia nerviosa y bulimia

La anorexia nerviosa y la bulimia son dos trastornos de la conducta alimentaria que pueden llegar a confundirse por esta razón. Aunque ambas patologías comparten ciertas características se presentan de diferentes maneras. Estos trastornos tienen en común una preocupación excesiva por la imagen y el peso corporal.

Además de ser considerados trastornos alimenticios cuentan con cierta patología mental. En este sentido, aquellas personas que padecen alguno de estos trastornos suelen tener una percepción distorsionada de su aspecto físico. Por lo general se sienten excedidos de peso y terminan adoptando conductas irregulares de alimentación que acarrea numerosas consecuencias negativas.

Anorexia nerviosa

Este trastorno alimenticio se caracteriza por restringir de forma voluntaria el consumo de alimentos para adelgazar de forma efectiva. En estos casos, las personas que padecen anorexia nerviosa tienen una distorsión en su imagen corporal. Lo que significa que se ven más gordos de lo que son o recurren a esta conducta para alcanzar un peso ideal extremo.

La anorexia nerviosa y la bulimia son dos tipos diferentes de trastornos alimenticios.

A la actitud restrictiva con respecto a la comida, las personas que padecen anorexia suelen agregarle un ejercicio extremo. Generalmente evitan ingerir alimento lo máximo posible o solo consumen alimentos con pocas calorías para engañar al estómago. Otro tipo de anorexia puede sucumbir a una serie de atracones que luego se purgan por la culpa que les genera.

Bulimia

La bulimia se asemeja en cierta forma al último tipo de anorexia mencionado, en el sentido que se producen atracones que luego se purgan. Sin embargo, la bulimia puede tener otros desencadenantes además de la distorsión de la imagen. En este sentido, algunas personas recurren a los atracones de comida cuando se sienten estresados o deprimidos.

Lo que caracteriza a la bulimia entonces son los atracones de comida con altos valores calóricos que luego se purgan por medio del vómito o usando laxantes. También se suele acompañar de conductas compensatorias donde se recurre a un ayuno impuesto o un ejercicio intenso. Se trata de una forma de compensar la culpa o la vergüenza que sienten al haber perdido el control durante el atracón.

Otras diferencias

Como podemos ver, ambos trastornos cuentan con ciertas conductas parecidas en cuanto al consumo de alimentos. La anorexia se caracteriza normalmente por la decisión de no alimentarse para poder alcanzar el peso o la figura ideal. Mientras que la bulimia se caracteriza por una ingesta compulsiva de alimentos que luego se purga con culpa.

Aunque vale señalar que hay dos tipos de bulimia, uno de tipo purgativo y otro no purgativo, este último es el que recurre a las actividades compensatorias. La anorexia nerviosa por su parte, complementa la restricción de alimentos con estas conductas purgativas y compensatorias. Estas conductas se siguen dando incluso cuando tienen un peso muy bajo por miedo a ganar peso o engordar.

Algunos síntomas de anorexia nerviosa incluyen la alteración de su imagen corporal, un cambio en sus hábitos alimenticios y una reducción notable en su peso. La anorexia puede ocasionar efectos negativos en la salud como la amenorrea o incluso bradicardia. Ambos trastornos tienen en común la preocupación excesiva en el peso corporal y el miedo a engordar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *