Diferencia entre cerámica y porcelana

La cerámica y la porcelana son materiales hechos a base de arcilla, arena y otras sustancias naturales. Ambos materiales se emplean a la hora de fabricar piezas de vajilla o bien figuras decorativas. Aunque comparten ciertas características y parecen esencialmente similares, no son la misma cosa.

Algo que caracteriza a estos materiales es que para trabajarlos necesitan ser sometidos a temperaturas elevadas. En este sentido, cada uno de estos materiales requiere un tiempo de cocción específico para quedar listo. Por lo general, el tiempo de horno que lleva cada uno varía en base al material que se usa y demás ingredientes agregados.

Cerámica

La cerámica es mucho más utilizada que la porcelana sobre todo por su versatilidad y variedad de usos. Tal como mencionamos al principio, estos materiales se elaboran a partir de arcilla, arena y demás ingredientes naturales similares. Todos estos ingredientes se emplean para elaborar la mezcla requerida que luego se moldea y colorea en la pieza final.

La cerámica y la porcelana se diferencian principalmente en su elaboración.

En este sentido, la cerámica puede elaborarse empleando barro, gres y hasta porcelana. Mientras que su aplicación abarca desde mobiliario del hogar en paredes, pisos y techos hasta piezas decorativas o vajilla. La cerámica se caracteriza por ser menos flexible y duradera que la porcelana, pero depende en gran medida de los materiales con los que fue elaborada.

Porcelana

Algo que diferencia a este material del anterior es que la porcelana debe ser sometida a temperaturas mayores durante su elaboración. Además, los ingredientes que se emplean para elaborar la porcelana suelen ser más puros y refinados. Esto se debe a que se busca hacerla mucho más densa y dura que la cerámica.

La cerámica resulta menos porosa que la cerámica y tiende a absorber muy poca agua. Esto resulta ventajoso ya que existen menos probabilidades de que se manche o se quiebre durante su elaboración. Por otra parte, estas características la vuelven ideal para lugares que resultan fríos y húmedos.

Otras diferencias

Tal como señalamos en el caso de la porcelana, esta resulta menos porosa, por lo que la cerámica tiende a tener mayor porosidad. Esto también hace que la cerámica sea mucho más fácil de cortar que el otro material. Otra diferencia entre estos materiales es que la cerámica suele ser mucho más barata, aunque esto depende en gran medida del tipo de material.

Algo que caracteriza a la porcelana y la diferencia de la cerámica es que no cuenta con mucha variedad de tipos. Esto se debe en gran parte a que la porcelana es una clase de cerámica y en sí representa una marca específica. Por ello, la porcelana debe contar con ciertos estándares o requerimientos determinados para considerarse como tal.

Y como hemos mencionado, la elaboración de estos materiales puede variar según los ingredientes que se emplean. Así, la cerámica se elabora con arcilla que puede ser blanca, marrón o roja, dándole al material mayor suavidad pero menos densidad. Para la porcelana se usa arcilla blanca, arena y feldespato que debe cocinarse a altas temperaturas, por eso el material tiene mayor densidad y dureza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *