Diferencia entre metáfora y simil

El simil y la metáfora son dos formas literarias muy utilizadas a la hora de escribir. Son figuras literarias presentes en varias obras, especialmente en la poesía. Mientras que una metáfora es el acto de sustituir una palabra por otro, el simil es la comparación de ambas términos, por lo que allí radica la diferencia.

La figura literaria de la metáfora es reemplazar palabras que no son iguales pero que si tienen algo similar, como lo son el tamaño del objeto o la forma. Un ejemplo de metáfora es cuando se dice sus dientes perlados. Se está haciendo referencia al color de los dientes, que son iguales que una perla.

El simil lo que logra es comparar dos términos. Pueden resultar dos formas literarias similares, pero la diferencia está en como la metáfora intercambia una palabra por otra y en el simil se utilizan ambas. Por ejemplo, al decir sus ojos brillan como una estrella. se está comparando dos objetos diferentes pero con características similares.

metáfora-simil

La diferencia entre simil y metáfora está en la forma de utilización.

Cuando se quiere realizar un poema lo mejor es utilizar las metáforas para reemplazar las palabras. Las personas suelen disfrutar mejor la poesía cuando no es toda lineal y se presentan comparaciones. Por otro lado, los simil son más raros de encontrar en una poesía, pero no imposible.

Es importante que la comparación y el reemplazo en el caso de las metáforas se realicen bien y con palabras conocidas para el público. De caso contrario, la similitud quedará difícil de entender cuando se lee el poema. Es necesario que las palabras se comparen y reemplacen con otras que tengan sentido.

El término metáfora proviene del latín metaphŏra, cuyo significado es un desplazamiento de palabras. Por otro lado, la palabra simil deriva del latín simĭlis, que significa cambio. No solamente pueden aparecer ambas figuras en un poema, si no que también pueden ser imágenes. Ambas son una forma de llevar más allá el significado de las palabras y los objetos, sin quedarse en su significado literal.

No muchas personas son capaces de realizar metáforas y simil. No es algo imposible, pero se requiere de mucha práctica en el ámbito de la escritura para realizar unas conexiones e intercambios precisos. Otra diferencia radica en que el simil utiliza conectores que la metáfora no, como lo son las palabras como, cual o que.

Más diferencias entre simil y metáfora

Si bien tanto la metáfora como el simil tienen recursos similares, se pueden encontrar varios tipos de la primera figura. Por ejemplo, la metáfora pura, que se encarga de sustituir una palabra real por otra irreal, como lo son términos inventados para hacer referencia a otro objeto existente.

Otro tipo de metáfora es la impura, donde el objeto que si existe se asemeja al que no, con la utilización del verbo ser de por medio. La metáfora negativa, por otro lado, es aquella que se utiliza cuando se quiere hacer una negación y se da cuenta de lo mismo con el uso de la palabra no en la poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *