Diferencia entre sillón y sofá

Cuando hablamos de mobiliario y decoración, existen algunos muebles que pertenecen a la misma familia, por decirlo de alguna manera, y pueden llegar a confundirse. Esto ocurre sobre todo en el caso de ciertos tipos de asientos, por ejemplo sucede con el sillón y el sofá. Ambos tienen características similares que dan pie al uso indistinto de estos conceptos.

Tanto los sillones como los sofás nacieron originalmente como piezas de lujo para el goce de la elite. Con el tiempo, y gracias a la industrialización, estos muebles se popularizaron y se generalizó el acceso a los mismos. De esta manera, sillones y sofás representan muebles de descanso, son sinónimos de confort y hasta un punto de reunión con otras personas.

Características del sillón

Algo que caracteriza y sirve para diferenciar estos muebles es la cantidad de plazas que tiene cada uno de ellos. Así, el sillón se caracteriza por ser un asiento individual, es decir que cuenta con una única plaza. De esta manera, el sillón es un asiento confortable diseñado para sostener a una sola persona.

El sillón y el sofá son dos tipos diferentes de asientos.

En su forma, el sillón es como una silla completamente tapizada donde podemos sentarnos cómodamente. La postura que nos impone el sillón es la misma que la de una silla, sentado de forma erguida. Aunque podemos adoptar otras posturas, e incluso elevar los pies, pero originalmente se diseñó para estar sentado de forma erguida.

Características del sofá

A diferencia del sillón, el sofá cuenta con más plazas y espacio para que se siente más de una persona. De esta manera, un sofá cuenta con un mínimo de dos plazas, puede tener tres o bien podemos juntar varios sofás para añadir más plazas. Los sofás son incluso más cómodos y nos permiten adoptar una postura horizontal y hasta dormir en ellos.

Por cuestiones de decoración podemos colocar cojines para adornar o darle mayor comodidad al sofá. En el sillón también puede hacerse, pero al contar con una única plaza no cuenta con tanto espacio. El sillón además tiene cierta función social lo que admite y puede alojar a más de una persona.

Otras diferencias entre sillón y sofá

El sillón podría describirse como el asiento que se encuentra entre la silla y el sofá. Lo que caracteriza al sillón es que cuenta con un mayor tamaño y volumen en comparación a una silla. También es mucho más confortable y generalmente cuenta con apoya brazos, se lo conoce también como butaca, orejera o poltrona.

Los sillones son ideales para un rincón de lectura o aquel espacio donde viene bien un buen asiento para descansar y disfrutar un poco de tranquilidad. Existen muchos diseños, formas y modelos de sillones para elegir según nuestras preferencias, gustos o necesidades.

Lo mismo sucede con el sofá que puede describirse como el protagonista de cualquier living o sala de estar. Aunque tranquilamente podemos colocar un sofá en cualquier ambiente de nuestra casa, es ideal para descansar, mirar tele cómodamente, leer o reunirse con la familia y amigos. Tanto el sillón como el sofá pueden combinarse y complementarse a la perfección en toda sala de estar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *