Diferencia entre azúcar y sacarina

El azúcar y la sacarina se tratan de los endulzantes más utilizados habitualmente, son los edulcorantes más conocidos. A pesar de ello, existen ciertas dudas sobre sus características y cuál resulta más saludable. Incluso pueden generar ciertas dudas con respecto a su origen y los efectos que causan a nuestra salud.

A pesar de las dudas o el desconocimiento sobre las cualidades de cada uno de ellos, lo cierto es que los consumimos todo el tiempo. Tanto en bebidas como en comidas, se emplean estos dos edulcorantes para endulzar los alimentos. De todas formas, cada uno de ellos cuenta con defensores y disidentes, hay quienes deciden usar azúcar y quienes prefieren la sacarina.

Azúcar

El azúcar es uno de los edulcorantes por excelencia, tanto en su versión refinada como integral. En este sentido, el azúcar refinada es la más común que viene de color blanco, aunque pueden haber otras de colores. Mientras que la versión integral es también conocida como el azúcar moreno o incluso la de tipo mascabo.

El azúcar y la sacarina son los edulcorantes más usados comúnmente.

A pesar de su capacidad para endulzar, se pone en duda qué tan saludable resulta el azúcar refinada. Aunque lo mismo se cuestiona con la versión integral o morena ya que hay quienes dicen que es solo azúcar blanca teñida. Entre los peligros del azúcar para nuestra salud se encuentra su potencialidad adictiva, sobre todo considerando que muchos alimentos envasados contienen azúcar.

Sacarina

La sacarina también es un potente edulcorante de uso común cuyo sabor no difiere mucho del azúcar. Sin embargo, se trata de un edulcorante artificial que no se recomienda consumir con demasiada frecuencia. Aunque a su favor, la sacarina se caracteriza por no tener calorías lo que la vuelve un endulzante bastante popular.

Y es justamente por el hecho de no contener calorías que la sacarina no aporta ningún tipo de energía a nuestro organismo. Esto puede llegar a confundir al organismo que esperaba cierta dosis de energía a partir del sabor dulzón de la sacarina. Por esta razón hay quienes consideran que se trata de un edulcorante dañino para nuestra salud ya que no aporta ningún nutriente aprovechable.

Otras diferencias entre azúcar y sacarina

En el caso del azúcar, este edulcorante aporta 3 calorías por cada gramo de azúcar lo que nos aporta cierta energía. Además, el azúcar puede reanimar nuestro estado anímico aunque un exceso puede ser peligroso. Las personas diabéticas no pueden consumir azúcar debido a esta enfermedad, e incluso un consumo excesivo de azúcar puede provocar diabetes.

Ya mencionamos antes lo adictivo que puede resultar un consumo excesivo de azúcar para nuestro organismo. Esto se debe, en gran medida, a que el sabor dulce nos genera cierto placer que puede resultar sumamente adictivo. Aunque, teniendo en cuenta el origen natural del azúcar podría decirse que resulta más saludable que la sacarina que es artificial.

Por su parte, la sacarina no genera adicción y no tiene calorías lo que la vuelve más saludable en cierta forma. Sin embargo, la sacarina puede llegar a alterar nuestra flora intestinal ocasionando diabetes, intolerancia a la glucosa y hasta obesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *